Manny Fuentes Negrete / @violetapalmera


Previous Next

Mulata Tambó | La Música Ancestral De Las Mujeres Jóvenes.

En el año 2012, aparece como público, en el Mercado Cultural del Caribe el albúm  “Cantos ancestrales de Guamanga”, una recopilación de 10 temas en los que la cantadora colombiana Ceferina Banquez, le contaba por vez primera a Colombia, lo que podía hacer con su voz y sus vivencias a los 67 años, hoy día, construida su figura en un trabajo  de una década que ha sabido aprovechar para alcanzar el reconocimiento nacional como una de las grandes de los sonidos ancestrales del Caribe Colombiano. La edad en que por primera vez se hizo público el trabajo de Ceferina hoy nos pone sobre la discusión lo tardío en el reconocimiento de la labor de las músicas colombianas y nos llama también a reflexionar sobre la tarea de los jóvenes en la reivindicación de estos sonidos que otrora, han servido para narrar las vivencias de los pueblos del Caribe y sus visiones, pero también para retratar y dejar en la tradición oral, los grandes momentos que construyen la historia del Caribe Colombiano.

En honor al legado de las cantadoras colombianas y con la firme convicción de recuperar para Montería la costumbre de la música ancestral en clave femenina es que hoy dedicamos nuestro primer post musical a las hijas de la UNICOR: Las Mulata Tambó.

Mayuris, Diani, Daniela, Adriana, María, Jennifer y Paula, nombres que deben quedar en nuestras mentes, pues son como conocemos a las 7 integrantes de la agrupación femenina que le apuesta a la música ancestral en Montería. Desde el año 2016, las Mulata Tambó han dado muestra en toda la ciudad de su compromiso con el bullerengue, la gaita y los sonidos que a través de la historia han ocupado un espacio en la cultura del Caribe y que por estos días obtiene reconocimiento en la labor de grupos y colectivos juveniles, que como en el caso de las Mulatas, tienen la tarea de traerle a la generación juvenil, espacios y obras para reconocer como propias las costumbres del arte regional.

Conversamos con ellas y en el camino, nos enteramos de cómo surgió esta iniciativa y cuáles son los retos  que supone el ser mujeres y músicas en Montería:

  1. ¿Qué es mulata Tambó?

“Mulata tambó es una inciativa que se creó en 2016, por 4 chicas einteresadas en el rescate del folclor de la región desde un ejercicio de mujeres, un proyecto para fortalecer el reconocimiento de la cultura musical del Caribe desde la visión de las mujeres jóvenes”.

  1. ¿Qué significa eso de Sonidos del Caribe, qué tocan las Mulatas?

“Mulata Tambó es Bullerengue, Cumbia y Puya, inicialmente, pero estamos interesadas en traer al proyecto ritmos como el porro y otros que son también del Caribe”

  1. ¿Quiénes conforman Mulata Tambó y qué hacen en el proyecto?

“Aunque somos un grupo femenino, no todas somos mujeres, somos 7 mujeres que cantan, tocan instrumentos y también componen, pero somos en total 8 personas, con la compañía y la asesoría permamente de Carlos Almentero, Maestro local de estos sonidos. En Mulata Tambó tenemos una voz principal, todas hacemos coros, y algunas se dedican específicamente a la gaita y el Clarinete, la tambora, el alegre y las maracas. La mayoría somos estudiantes de música de la Universidad de Córdoba salvo dos integrantes, una de ellas estudiante de Inglés en la U y otra estudiante de Administración en una universidad privada de la ciudad”.

  1. ¿Cómo hace especial al proyecto el que sean mujeres las lideresas del grupo?

“ El que seamos mujeres es la apuesta por usar la fuerza femenina para hacer folclor, es imprimir la sensibilidad y las emociones de las mujeres y es también una reflexión para llamar a la igualdad y el valor de las mujeres en las manifestaciones del arte en el Caribe. “

La conversación con Mulata Tambó se vuelve interesante, cuando lejos de la estética y el hecho de que sean mujeres, se pone en la discusión la influencia académica del programa de música de la Universidad de Córdoba, que según relatan nuestras entrevistadas, ha supuesto unas condiciones para entender la música desde otras visiones y perspectivas, que no son ofrecidas por el entorno comercial. El interés de Mulata Tambó está lejos del reconocimiento comercial, pues tienen conciencia que sus composiciones y arreglos están para construir desde un ejercicio de reflexión que en la actual dinámica comercial de las artes no puede apreciarse. Hablar con Mulata Tambó me dejó claro el sentimiento con el que puede y debe abordarse la música de nuestra región y una anécdota particular de esta visita al estudio de Alouatta, es la reflexión que una de las integrantes del grupo hacía, desde su posición como una cachaca que llega a la universidad de córdoba y se enfrenta a la oportunidad de construir cultura en esta agrupación:

“El hacer parte de Mulata Tambó me ha significado construir una identidad musical que nada tiene que ver con mis costumbres al interior del país, pero que al encontrarme con esta región me han construido musicalmente”.

No se diga más, Mulata Tambó llegó para quedarse en los corazones de la juventud monteriana y por qué no, para construir pasos que como en el caso de Ceferina Banquez (La cantadora para admirar), puedan resignificar las tradiciones del caribe y hacernos entenderlas como propias a nuestros ejercicios diarios en la juventud.